CONFEMEL expresa su preocupación por la pandemia de COVID-19 y la actitud de las autoridades sanitarias de algunos países

La Confederación Médica de Iberoamérica y el Caribe (CONFEMEL), expresa “su honda preocupación” por la pandemia de COVID-19 y la actitud de las autoridades sanitarias de algunos países en el manejo de la situación


Madrid  medicosypacientes.com

Una pandemia que no reconoce fronteras ni ideologías y que exige la cooperación y solidaridad de toda la comunidad internacional médica y un fortalecimiento del sistema de las Naciones Unidas, y de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en particular.
 
• Desde CONFEMEL apoyamos, el pasado 10 de abril el llamamiento de la Asociación Médica Mundial, a los gobiernos de todo el mundo y a la OMS a tomar acciones para la protección del personal de la salud.
 
Como organización regional nos sumamos en el exhorto a nuestros gobiernos a garantizar el acceso del personal de la salud a los correspondientes equipos de protección personal (EPP) necesarios para cumplir sus tareas.
 
Pedimos a los gobiernos y autoridades sanitarias de Iberoamérica que provean de imprescindibles medidas de seguridad que preserven la salud prioritaria a la población de riesgo como profesionales sanitarios, y personas mayores a todos los niveles de ejercicio (hospitalario y extrahospitalario, público y privado).
 
• Pedimos a los gobiernos que se invierta en estrategias de testeos masivos, aleatorios y focalizados como herramienta fundamental del manejo de la pandemia. En este sentido consideramos que es imprescindible la realización y repetición periódica de test a todo el personal de la salud, ya que esta es una de las poblaciones prioritarias para poder organizar las políticas de recursos humanos y la vuelta a la actividad en tiempo y forma del personal contagiado.
 
El conocimiento del diagnóstico permite implementar las medidas de aislamiento oportunas y la cuarentana precisa de los contactos, y la acción esencial para el abordaje de esta pandemia.
 
• Esta pandemia ha puesto en evidencia las carencias de nuestros sistemas de salud:
 
1. los sistemas sanitarios están siendo sometidos a una gran presión que repercute en la asistencia habitual, ya de por sí sobrecargada y, que dificulta el poder prestar una atención de calidad por lo que instamos a las autoridades a tomar todas las medidas pertinentes.
 
2. Por la escasa atención que los gobiernos han prestado al sector salud y las nulas políticas de recursos humanos, donde los médicos soportan cambios frecuentes en las modalidades de contratación como así también algunos de ellos perciben sueldos bajos y falta de incentivos, lo que genera altos índices de pluriempleo en condiciones y ambientes de trabajo muy malas.
 
Como consecuencia, los profesionales de la salud tienen indicadores de morbi/mortalidad peores que el resto de la población así como el riesgo de sufrir más problemas de salud mental.
 
• Es imprescindible reconocer y dignificar la profesión médica.
Desde nuestra organización queremos resaltar la tarea de nuestros médicos, aún en condiciones que no aseguran su integridad física, dado el poco o nulo compromiso de algunos gobiernos de nuestra región, aspecto que CONFEMEL viene denunciando desde hace mucho tiempo.
 
• Consideramos de vital importancia además, que los gobiernos y la población se comprometan con un estricto mensaje de cumplir los aislamientos sociales o cuarentenas, ya sean obligatorias o voluntarias para poder detener la ola de contagios y de esta manera suavizar la curva de tal modo que no colapsen los sistemas de salud que se encuentran en situación crítica como mencionamos. Asimismo y en los casos que sea imprescindible salir de sus casas pedimos máxima responsabilidad, uso de barbijos, respetar distancias de 2 metros entre las personas y seguir estrictamente todas las recomendaciones de higiene.
 
• Exhortamos a promover los derechos humanos a la vida, el trato digno como trabajadores de la salud y no violencia. Resulta inadmisible que en algunas comunidades se discrimine y agreda al personal de la salud por considerarlo riesgoso para el contagio.
También, rechazamos acciones tendientes a silenciar y censurar a las organizaciones gremiales, colegios o asociaciones médicas que denuncian las malas prácticas de los gobiernos.
 
• Exigimos a los Gobiernos el reconocimiento de los riesgos de la profesión médica y, en su caso, la “declaración de profesión de riesgo de los médicos”, teniendo en cuenta “la siniestralidad en el sector, la penosidad, peligrosidad y toxicidad de las condiciones de trabajo, así como la incidencia en los procesos de incapacidad laboral que genera, y los requerimientos exigidos para el desarrollo de su labor sanitaria.
 
• Vemos con preocupación la llegada de brigadas de médicos de otros países. Consideramos que se debe apelar al personal sanitario residente en cada país; repatriar a quienes quieran volver a sus países a trabajar en esta crisis; instar al otorgamiento inmediato del título a los recién recibidos para poder matricularse y viabilizar el ingreso a las residencias médicas con un examen on line. Todas estas medidas tienden evitar la contratación de médicos extranjeros que no realizan reválidas de títulos académicos.
 
• Por último, queremos dar un fuerte abrazo a la distancia a las familias de los médicos fallecidos por esta enfermedad, y a todos aquellos colegas que están al día de hoy peleando contra ella.
 
Desde la profesión médica iberoamericana representada a través de CONFEMEL vamos a seguir defendiendo la calidad asistencial, la justicia social y las prácticas éticas contra la lucha de esta pandemia COVID-19.